El libro permite preservar un importante repertorio de canciones populares de provincia de La Rioja que se encontraban en riesgo de pérdida, a la vez que aborda desde lo musical, lo ocurrido con el folklore a partir de 1940, década en la cual Isabel Aretz hizo una pormenorizada investigación sobre esta música. El trabajo de Ortíz Sosa es un aporte importante para la formación de nuevas generaciones de docentes, compositores e intérpretes de música a nivel superior.

Ramón Navarro, uno de los autores cuyas obras fueron parte del corpus del trabajo, dice en su prólogo que el libro "es una referencia muy valiosa de nuestra esencialidad musical más honda, que nos hace conocer mejor y por lo tanto disfrutar por chaya, vidala chayera, chutunqui, pregón, o como sea que se denominen, estos bellos pulsos que laten en la mismísima emoción medular de los riojanos".

Este sería uno de los nuevos estudios y mejor acabado sobre la historia y evolución del folklore riojano, un género que perdura pese a la tecnología y a los tiempos de globalización que se vive en todo el Mundo

Videos del libro

Matías Ortíz Sosa 2017 / Desarrollo web de Batido.com.ar